“Septiembre en Nueva York” (2001)

ABC, September 16, 2001

A Union Square, que está a la altura de la Calle 14, a unas cuarenta manzanas al norte del epicentro, han estado acudiendo desde ayer miles de neoyorquinos para descargar el dolor y demostrar la solidaridad.  Por la noche llevan velas.  A un alumno de la Universidad de Nueva York se le ha ocurrido tapizar el suelo de la plaza con grandes hojas de papel en blanco, para que los visitantes a esta improvisada capilla ardiente puedan expresarse mediante la palabra o la imagen.  Hoy he visto a mis pies miles de inscripciones; algunas vengativas (muchas), otras pacificistas (menos); muchas –tanto las vengativas como las pacificistas– de inspiración religiosa; todas estremecedoras.  Una inscripción ma llamó la atención, por ser simultáneamente optimista y ominosa:  “En la crisis, hay oportunidades”.

Hoy en Nueva York ha sido un día de números y nervios.  La cantidad de toneladas de escombros que los rescatadores han sacado ya del sur de Manhattan.  Cartelitos caseros colocados en sitios que, hasta hace unos días, se utilizaban para anunciar la pérdida de gatos y perros; hoy, las fotos en estas hojas pegadas a los postes son de hijos, madres, amigos.  Los billones de dólares que el Gobierno ha destinado para la reconstrucción y para la “guerra contra el terrorismo”.  Algunos comentaristas y politicos han hablado incluso del “blank check” –el talon sin límites—que tiene en las manos el presidente Bush.

Están en juego otros recursos, otras cuentas, otras economías.  En los últimos días, al estar programando una respuesta estratégica y militar a este acto de barbarie, la Casa Blanca ha estado prestando mucha atención al estado de su cuenta de capital moral, de autoridad moral.  Han sido días de consolidación de cuentas.  Una de las divisas de la economía moral es la virtud; pero la virtud tiene el inconveniente de ser relativizable, y de estar tan bien distribuida como el vicio.  Hay otra divisa en la economía moral; una divisa quizá más práctica, más portátil en estos tiempos globalizados; se trata de la moneda de la inocencia ultrajada.

Esta forma de capital ha resultado ser bastante elusiva para los Estados Unidos; el país ha podido presumir bastante del estado de su cuenta de virtudes, pero lleva tiempo con esta otra cuenta de autoridad moral basada en la inocencia ultrajada bastante empobrecida.  El ataque a Pearl Harbor representó el mayor ingreso a esta cuenta de la historia, pero eran tiempos de guerra y fueron instalaciones militares los blancos del ataque; la crisis de los rehenes en Irán produjo algunas rentas registradas en esta columna del libro de contaduría moral, pero eran mínimas, ya que aquello estaba muy lejos.  Oklahoma resultó ser un talón cargado a nuestra propia cuenta corriente.  Sin lugar a dudas, los asesinos que el martes causaron miles de muertes de una manera tan espectacular en el corazón de Nueva York le han dado a Estados Unidos un capital inaudito en esta cuenta de la economía moral.

A Bush le tocará la administración de esta cuenta de capital moral, le tocará decidir cómo convertir en oportunidad esta crisis.  Ha dado todas las señales de que esa es precisamente su intención; ha anunciado que Estados Unidos asumirá el liderazgo en una nueva guerra; otras naciones pueden colaborar o correr el riesgo de transformarse en enemigos.  El capital moral para esta guerra crece cada vez que los medios vuelven a emitir las espeluznantes imágenes del crimen y de sus resultados, cada vez que se cita otro número o se sobresaltan los nervios de otra amenaza.  Así Bush se encuentra con una especie de carte blanche, ante un enemigo invisible y por lo tanto ubicuo.

Espero que, como titular de esta cuenta, tenga muy presente que a diferencia de otras formas de capital, si el capital moral se gasta en la venganza, no se disminuye, más bien se multiplica, y se transfiere; hiere otras inocencias, genera otros relatos de heroísmo, y acaba fortaleciendo otras economías morales fundadas en la victimización.

Lee el “Septiembre en Nueva York” en su formato original.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s